Las salidas de emergencia son un permanente conflicto entre el derecho de los ciudadanos a una evacuación garantizada y el derecho de organizadores de eventos y propietarios de todo tipo de establecimentos a salvaguardar sus inversiones y patrimonio de los amigos de lo ajeno.
En ocasiones basta con dispositivos que disuadan del uso indebido en una salida de emergencia, pero en otras, es necesario un control del uso para evitar robos y accesos no permitidos.
Desgraciadamente hay poca sensibilidad al respecto y cada cual toma sus decisiones en función de sus intereses sin prestar mucha atención a las posibles consecuencias, algunas irreversibles.
Cada situación requiere de una solución concreta y afortunadamente la tecnología nos permite abarcar casi todas las situaciones. Como barreras , además del aspecto económico, nos encontramos con la desinformación de propietarios, instaladores, con la mejorable forma de legislar desde el código técnico de edificación CTE, y por último, con cada ayuntamiento que suele vivir de espaldas a esta realidad.
Cada propietario y constructor tienen la responsabilidad social y penal de su decisión y cada ayuntamiento tiene la responsabilidad «in vigilando»
Casuística del uso de la puerta

Muy pocas puertas tienen un único uso, en un único sentido.

– Emergencia con control de acceso desde el exterior.
– Emergencia con control de acceso en ambos sentidos.
– Emergencia trasera del local ubicada dentro del almacén.
– Emergencia trasera de un patio.
– Emergencia y seguridad física anti intrusión.

Casuística de uso indebido no dañino

– Equivocaciones de visitas y clientes no conocedores de las rutas de acceso y salida en edificios, parkings, centros comerciales, hoteles, museos, etc.
– Salidas temporales de empleados, utilizadas como atajos o como salidas de fumadores.
– Escape de niños en guarderías y personas dependientes en residencias y clinicas.
– Exceso de alarmas para el servicio de vigilancia.

Casuística de uso indebido dañino

Exceso de aforo.
Accesos sin autorización y sin identificación.
Accesos gratuitos.
Robo y escape rápido.
Colaboradores internos complices.

Beneficios

Control permanente de la situación.
Salida garantizada pero controlada.
Ahorro en la gestión de incidencias.
Reducción del personal de vigilancia.
Disuasión del uso indebido.